Evitar la Shadow IT y detener la expansión descontrolada de la nube

Jim Ryan, CEO Flexera

Se ha hecho prácticamente inevitable la adopción de la nube por parte de las organizaciones que quieren expandir sus negocios, ahorrar gastos, generar ganancias significativas y hacerse resilientes en tiempos de pandemia.

Sin embargo, en medio de esta competitividad terminan gastando más por el fenómeno del Cloud Sprawl (expansión o derroche de la nube) que, de acuerdo a expertos, en gran parte ocurre por lo que se denomina Shadow IT (TI invisible o TI paralela).

Cloud Sprawl no es nada nuevo pero cada día toma más fuerzas cuando los responsables de las compañías se percatan de la serie de recursos que no se utilizan, pero que también pagan. Aunque son muchas las opciones que se encuentran en el mercado desde hace algún tiempo para ayudar al mejor empleo de las herramientas, tienden a pasarse por alto.

Un informede Estado de la Nube de Rightscale ha revelado las tendencias de adopción en la nube y, entre otras cosas, ha mostrado que el gasto cloud empresarial seguiría creciendo rápidamente. A pesar de esto, se considera que se desperdicia el 35 % del gasto en la nube.

Michael Crandell, CEO de RightScale, ha dicho que la tendencia de la optimización de los costos, como principal decisión para todos los usuarios de la nube, ha sido consecutiva. Por ejemplo, en 2018 se ubicó en 58 %, lo que ha representado un 53 % de aumento con respecto al año anterior.

En ese entonces, los principales desafíos de la nube eran la seguridad y el gasto. La seguridad representaba un desafío para el 77 % de los encuestados, mientras que, el 29 % lo consideraba un desafío importante. Administrar el gasto en la nube era un desafío para el 76 % de los consultados, mientras que, un 21 % más pequeño lo veía como un desafío significativo, lo que a día de hoy sigue siendo una prioridad importante en las empresas.

De esta manera se ha determinado que la seguridad es el problema más grande entre los principiantes de la nube, mientras que, el costo se convierte en un desafío mayor para los usuarios intermedios y avanzados. La intención, entonces, será evitar el Cloud Sprawl mediante el correcto manejo y provecho de la nube.

Atacar la Shadow IT

Las decisiones de los responsables de TI deberían enfocarse en atacar la Shadow IT mediante distintas estrategias, con la finalidad de mantener un uso adecuado de los recursos que ofrece la nube. Esto tomaría fuerzas cada día si se tiene como referencia que la adopción de la nube pública ha crecido para todos los proveedores cloud.

Por ejemplo, la adopción de AWS (Amazon Web Services) aumentó del 57 % en 2017, al 64 % en 2018; Azure creció de 34 a 45 %; Google Cloud de 15 a 18 %; IBM Cloud de 8 a 10 %; entre otros proveedores de nube. A día de hoy, estos mismos actores se siguen manteniendo como principales protagonistas, con elevadas tasa de adopción. 

Entonces, si el personal ordena o crea servidores en la nube sin el debido conocimiento de TI y sin la planificación de recursos asignados, el trabajo se acumula con múltiples proyectos y la expansión de la nube se produce de forma inmediata. Ambos aspectos podrían convertirse en riesgos muy graves, no solo para la integridad, sino para la seguridad de los datos.

El fenómeno también podría calificarse como la comunicación inadecuada entre las distintas unidades del negocio con el departamento de TI, pues mantenerse dispersos (muchas veces por el trabajo remoto) seguramente generará preocupaciones para el conjunto por el gasto financiero y el peligro que eso supone.

Pero, aún hay tiempo para remediar la posible expansión descontrolada de la nube que pudiera generarse en las compañías, si se toman en cuenta distintos aspectos. Y es que se deben tener muy claros los recursos que se utilizan en la empresa, a través de una completa evaluación del entorno, además de asignarle cada recurso a los departamentos adecuados.

En muchos casos se podrían detectar cargas de trabajo que nadie esté utilizando y eso se ha demostrado en una encuesta de 200 directores de TI, en Europa, donde se ha revelado que el 54 % desconoce el número de servicios de cloud público utilizados por sus empleados.

“57 % manifiesta preocupación por los crecientes costos derivados de la utilización indiscriminada de servicios de cloud público. 76 % admite que los usuarios incumplen sistemáticamente las políticas de TI relativas al uso de servicios en el cloud público”.

Aunque el problema no es nada nuevo, mientras sea mayor la popularidad y crecimiento de la nube, mayor será el riesgo a caer en su desperdicio por su uso ineficiente, frente al crecimiento de las compañías. Si en el mundo de los servidores físicos existía una dispersión en el almacenamiento, en la nube continúa la fiesta de la expansión descontrolada.

Para detenerla, además de la correcta preparación de los CIO, CEO, personal del Departamento Central de TI y de los empleados en general sobre el uso y conocimiento de los recursos en la nube, algunos proveedores ofrecen herramientas de etiquetado de servidores que permiten controlar los costos y mantener el objetivo de la empresa.

X