Los servicios de ciberseguridad, principal estrategia de protección de datos en cloud

Foto: IDC España

Las nuevas estrategias de ciberseguridad deben contemplar más que nunca un nuevo contexto, focalizándose en los servicios de ciberseguridad. En IDC Research España consideran que debe tomarse en cuenta que el escenario natural de concentración del dato es en cloud (nube).

De hecho, esta ha sido la principal conclusión del encuentro “Estrategias de Ciberseguridad desde el Cloud”, evento organizado por IDC Research España en colaboración con Zscaler, además de diversos responsables de TI (Tecnología de la Información) de la industria.

Las infraestructuras cloud, como ha quedado patente en el evento, reciben cada día más inversión por parte del mercado.

Entonces, la tendencia a tres años ha puesto de manifiesto un decrecimiento del gasto en infraestructura tradicional del 8,3 % (Tasa de Crecimiento Anual Compuesto, CAGR), mientras que, la inversión en infraestructura en la nube alcanzaría un 9,8 % de incremento.

Aquí es donde entran en juego los modelos de consumo de ciberseguridad, ya que se haría necesario tener en cuenta el notable movimiento de la industria hacia los entornos cloud.

En la consultora creen que las inversiones en materia de ciberseguridad miran cada día con más intensidad hacia el consumo de servicios, muy por encima del gasto en software o hardware.

“IDC Research España estima una tendencia de crecimiento sostenido del 8,3 % para los próximos tres años, tendencia con relación al uso de servicios en modalidad gestionada que son ofrecidos desde el cloud, para así poder complementar las estrategias actuales de ciberseguridad”.

Emilio Castellote, analista senior de IDC Research España, ha explicado que la migración de las empresas hacia la infraestructura cloud está definiendo una nueva estrategia de ciberseguridad.

“Estará centrada en el dato y deberá articularse a través de servicios de ciberseguridad gestionados”, dijo.

Inversiones de ciberseguridad en España

Se ha pronosticado que las inversiones de las organizaciones españolas en servicios de ciberseguridad, que tendrá especial protagonismo durante los próximos años, será la protección del dato a través de servicios gestionados.

Otra de las inversiones será la incorporación de algoritmos inteligentes capaces de realizar seguimientos del ciclo de amenaza y acortar los periodos de reacción.

“Ambas tendencias se afianzan sobre el modelo de consumo como servicio, cada día más exitoso entre las empresas españolas. De hecho, las tecnologías tradicionales de ciberseguridad están decreciendo entre el 6 % y el 13 %”.

Bajo este escenario, se ha previsto la consolidación de un nuevo modelo de ciberseguridad orientado a la protección del dato, en la modalidad como servicio y desde un contexto cloud.

Los proyectos en el área de seguridad, según se ha desprendido del evento, se establecen en torno a prioridades diferenciadas: el movimiento de las herramientas de puesto de trabajo, por una parte, y la necesidad de conocer cómo gestionar la seguridad en entornos cloud.

Por otro lado, la necesidad de construir plataformas de orquestación. En este punto, se ha explicado que deben permitir consolidar los diferentes servicios demandados por aquellas organizaciones que se encuentran en un segundo nivel de penetración de cloud.