Aitken, la nueva supercomputadora diseñada por HPE para la NASA

12

Aitken es la nueva supercomputadora que ha sido diseñada a la medida por Hewlett Packard Enterprise (HPE) para el Centro de Investigación Ames, de la NASA, de acuerdo a lo anunciado recientemente mediante un comunicado de prensa.

El equipo tiene la capacidad de admitir el modelado y las simulaciones de entrada, descenso y aterrizaje (EDL) para las misiones de la agencia y el programa Artemis, una misión para aterrizar los próximos humanos en 2024 en la región lunar del Polo Sur.

Se ha podido conocer que la nueva supercomputadora, llamada Aitken por la propia NASA Ames, es un desarrollo inicial de una colaboración de cuatro años y múltiples fases entre HPE y el Centro de Investigación Ames. De esta manera, la empresa de tecnología se encuentra impulsando los futuros aterrizajes lunares con una nueva supercomputadora.

Se ha explicado que Aitken, denominada así por Robert Grant Aitken, un astrónomo estadounidense especializado en sistemas estelares binarios, tendrá la capacidad de ejecutar miles de simulaciones complejas más rápidamente.

Se trata de 3.69 petaflops de rendimiento teórico para permitir aterrizajes precisos y seguros en la luna. Flops (Operaciones de Punto Flotante por Segundo o Floating-point Operations Per Second) es la potencia de un ordenador y, un petaflops, equivale a mil billones de flops.

Y es que Aitken se basa en el sistema HPE SGI 8600, una plataforma Computación de Alto Rendimiento (HPC) de extremo a extremo que incluye capacidades especiales de refrigeración líquida para una eficiencia energética óptima.

Según lo planteado, Aitken se encuentra en la nueva instalación de supercomputación modular de NASA Ames, basada en un enfoque de Centro de Datos Modulares (MDC) desarrollado conjuntamente con HPE.

Se ha detallado que ha sido diseñado para ofrecer soluciones avanzadas de HPC que impulsan una mayor eficiencia y reducen significativamente el uso de electricidad y el agua.

La supercomputadora de NASA Ames

Con sede en Mountain View, California, la nueva instalación combinará la temperatura nativa del Área de la Bahía y los métodos de evaporación para enfriar la supercomputadora, reemplazando así la necesidad de una torre de enfriamiento y millones de galones de agua.

Gracias a este trabajo en conjunto, se ha puntualizado que HPE y la NASA Ames continúan innovando las tecnologías HPC, aumentando la eficiencia y el ahorro de los costos.

Precisamente, Bill Mannel, vicepresidente y gerente general de HPC e IA (Inteligencia Artificial) en HPE, ha confirmado que la compañía tiene una colaboración de larga data con la NASA Ames.

Juntos, según él, continúan construyendo tecnologías innovadoras de HPC para impulsar el descubrimiento espacial y científico que aumenta la eficiencia general y reduce los costos.

“Nos sentimos honrados de haber diseñado la nueva supercomputadora Aitken y las capacidades de energía para la próxima misión de la humanidad a la luna”.

Hay que recordar que HPE ha diseñado esta nueva supercomputadora de la NASA Ames utilizando el sistema HPE SGI 8600 de extremo a extremo que se integra específicamente con la informática, software, redes y otras soluciones de infraestructura de TI (Tecnología de la Información) de su sólido ecosistema de socios.

Se trata de soluciones como los procesadores Intel Xeon escalables de segunda generación para un desempeño de cómputo avanzado, Mellanox InfiniBand para permitir un ancho de banda escalable para redes de alto rendimiento y, Schneider Electric SmartShelter Containers (contenedores de resguardo inteligente).

Estos últimos permiten una infraestructura de TI prefabricada fácil de implementar empaquetada dentro de un módulo de datos seguro, resistente a la intemperie y resistente al fuego para aplicaciones remotas o especiales.

Entre las características de Aitken también se incluyen 1.150 nodos, 46.080 núcleos y 221 TB (terabytes) de memoria, así como los ya mencionados 3,69 petaflops de máximo rendimiento teórico y una efectividad de uso de energía (PUE) de 1.03.

Ola de experiencias digitales

HPE ya ha venido avanzando en este trabajo de la supercomputación desde hace algún tiempo. En enero de este año se anunció que los nuevos desarrollos incluyen el HPE Artificial Intelligence Marketplace, el primer ecosistema de proveedores de soluciones de hardware y software de IA para empresas y startups en Francia.

Además, se comunicó sobre el Centro de Excelencia de HPC e IA de HPE, en Grenoble, un centro de HPC, expertos y herramientas de IA para acelerar el tiempo de comercialización de nuevos productos.

HPE, como se informó desde el gobierno francés, también ha colaborado en el marco de un diálogo competitivo con GENCI, la infraestructura nacional francesa para recursos e instalaciones de HPC.

El objetivo ha sido construir una supercomputadora de rápido rendimiento, en Francia, que sirva como una plataforma convergente de HPC y capacidades de IA para avanzar en la investigación de la nación en esas áreas y reforzar la innovación.

“La IA está influyendo rápidamente en la próxima ola de experiencias digitales, y en Francia, la vemos como una gran oportunidad para el crecimiento científico y económico”.

En la empresa creen que Francia tiene el potencial de ser una fuerza impulsora de los esfuerzos de IA para el mercado europeo, al potenciar el sólido grupo de talentos de la nación con potentes tecnologías informáticas que se dirigen a diversas aplicaciones de IA y análisis.

“En Hewlett Packard Enterprise continuamos alimentando la próxima frontera y desbloqueando descubrimientos con nuestras ofertas de HPC e IA de extremo a extremo que tienen una fuerte presencia en Francia y se han fortalecido aún más en los últimos años”, se indicó en el comunicado oficial.