La nube como continuidad de negocio para las empresas

39

Pasar de lo físico a lo virtual implica una serie de beneficios que llevan a las empresas a obtener resultados positivos. Muchas ya se han arriesgado pero otras no tienen clara la migración a la nube. Diversas compañías  especializadas en seguridad en la nube, Tecnología de la Información (TI) y desarrollo comercial, exponen  algunas razones por las cuales se deberían almacenar los datos en la nube, las principales son la seguridad, competitividad y mayores ganancias.

Una de las premisas,  es que las industrias no se queden atrás en el presente y futuro cloud, además que tengan la información más precisa. Atreverse y blindarse en la red permitiría procesos más rápidos y confiables en esta nueva era de la computación. Migrar los activos a la nube reduce costes e incrementa la productividad.

Serían muchas las razones para convencer aún más a los clientes sobre la importancia de almacenar datos y la seguridad cloud  según los expertos de los grandes proveedores. Entre ellas se destacan:

  • Proteger a la empresa ante una probable amenaza de pérdida de sus datos, sobre todo aquellas donde se acumulan de forma vertiginosa. Usando los servidores en la nube para las distintas operaciones permite mantenerlos protegidos de forma digital.
  • Las empresas no se pueden arriesgar a perder datos y que eso se traduzca en pérdidas de producción y dinero. Tenerlos almacenados de forma física, desconociendo los beneficios de la seguridad cloud, podría llevar a esta catástrofe de acuerdo a la especialista.
  • En caso de terceros eventos como cortes de energía o incidentes mayores en las plantas físicas, almacenar datos en la nube sería la mejor decisión para que se mantengan intactos y fáciles usar o modificar desde cualquier lugar con sólo una conexión a internet.
  • La nueva tecnología  proporciona los programas y aplicaciones necesarias para la empresa, evitando así su inactividad, pues se tendría la oportunidad de usarlos en cualquier dispositivo y con una sola suscripción. Así la empresa se desprendería de instalaciones individuales por equipos de computación.
  • Reducción de tiempo y espacio para configuraciones o actualizaciones de equipos físicos y permiten emplear ese tiempo en trabajar en los programas adoptados por las compañías, bajo un ambiente de eficacia y eficiencia tecnológica
  • Seguridad y protección ante posibles virus en sistemas o ataques cibernéticos. La información sobre la seguridad cloud la aportaría el servidor que elija la empresa, pues también debe asumir una responsabilidad que refuerce su confianza en la plataforma.

En la actualidad son muchas las cuentas y aplicaciones que se usan a diario para llevar un ritmo adecuado a las nuevas Tecnologías de la Información (TI), por lo que se deben mantener a salvo con las herramientas cloud. Esto aplica para empresas, sus empleados y las personas en general, ya que todos pueden ser amenazados por piratas informáticos que pongan en riesgo lo confidencial.

Procesos en la  virtualización

El cloud computing o computación en la nube ya no es cosa del futuro, es un presente que ocupa cada espacio. Evaluar el uso de múltiples ubicaciones para datos consolidados, es la primera opción. Esto se traduciría en que la empresa tendrá menos rastreo de datos y menor ejecución de servidores, a la vez que haría más eficaz la red, con mayor velocidad de procesamiento, a menor costo de operatividad.

Determinar el ahorro de mucho dinero sería la segunda manera. Llegar a la nube implicaría un gasto importante inicialmente, pero sus resultados se verán a la larga con el gran ahorro de energía e infraestructura, sin obviar el crecimiento del número de consumidores o usuarios.

Para incorporarse a la virtualización igualmente se debe tener en cuenta el aumento significativo de la organización del teléfono y correos electrónicos. Los sistemas físicos estarían menos colapsados y no se afectarían los tiempos de producción.

En todo caso, las razones y las maneras para evolucionar han sido servidas Server Bays y sólo espera que las decisiones institucionales no sigan haciéndose esperar.