Holaluz Cloud, compensación simplificada para el consumo de luz

71

Holaluz ha sido la primera empresa eléctrica del mercado español en avanzarse a la compensación simplificada lanzando Holaluz Cloud, adaptándose así al nuevo Real Decreto de autoconsumo aprobado el pasado 5 de abril.

La normativa, entre otras cosas, abre la puerta a la compensación simplificada, que no es más que un sistema para descontar los excedentes de la factura de la luz, es decir, la energía sobrante que producen las placas solares y que no puede consumirse en el momento.

Mediante un comunicado de prensa se ha informado que Holaluz Cloud funciona como cualquier servicio en la nube. La empresa, en este caso, guarda en la nube la energía producida y no consumida que generan las instalaciones.

El cliente, por su parte, la consume cuando la necesita y el ahorro se refleja en la factura mensual de luz. Ese ahorro, por el momento, se ha conocido que se hará mediante un importe mensual fijo personalizado en base a la instalación y el historial de producción y consumo eléctrico.

El importe medio, según los cálculos de la compañía, estará en aproximadamente 10 euros al mes de ahorro, que además reducirán la amortización de la instalación de autoconsumo entre tres y cinco años.

“En el caso de las instalaciones domésticas, este importe se aplicará mensualmente y, si el importe fuese superior al de consumo, el resultado de la factura sería 0 euros”.

En el comunicado oficial se ha dejado claro que no hay que cumplir ningún requisito para ser cliente de Holaluz Cloud, tampoco hay permanencia ni se requiere de ninguna documentación extra.

Holaluz se encarga de todo el proceso en el caso de aquellos interesados que todavía no tienen instalación de energía fotovoltaica. Se trata de asesoramiento e interlocución única, instalación y legalización, mantenimiento y gestión de los excedentes. “Para los que ya disponen de una, solo se necesita verificar que la instalación está legalizada”.

“Holaluz Cloud es el primer gran paso hacia una plataforma de intercambio energético entre productores de energía solar y consumidores de energía 100% verde”.

Instalaciones de autoconsumo

Se ha destacado que el Real Decreto aprobado ha simplificado los tipos de instalaciones de autoconsumo dividiéndolos en dos: con y sin excedentes. Existen dos tipologías dentro de la modalidad de autoconsumo con excedentes: las que funcionarán con compensación simplificada y aquellas en las que se vendan los excedentes.

En el caso de que se opte por esta última tipología, será necesario darse de alta como productor, pagar impuesto de generación y hacer liquidaciones trimestrales de IVA.

“Es más compleja y, en general, se recomienda a empresas con un número considerable de placas solares instaladas. Por el contrario, la compensación simplificada está orientada al cliente doméstico y es mucho más sencilla”.

Desde la compañía se ha detallado que no hay que darse de alta como productor, para empezar, y que simplemente se debe registrar la instalación de autoconsumo acogida a la compensación simplificada. “No habrá cargas posteriores y el funcionamiento en sí es mucho más sencillo”.

Con la compensación simplificada, por los excedentes vertidos en la red o el sobrante de energía que no se disfrute en el momento de ser producida, se obtendrá mensualmente una compensación en forma de ingreso en la parte de energía, que definirá libremente la comercializadora.

En este caso, de acuerdo a la publicación, será en forma de descuento en la factura mensual de la luz, un descuento que como máximo reducirá esa parte de la factura a 0 euros.

“Por ejemplo, un mes el consumo de kWh de energía de un cliente doméstico asciende a 30 euros. Si el valor de los excedentes de ese mes fuera de 30 euros o superior, la parte de energía de la factura sería de 0 euros. Si el valor de los excedentes fuera inferior, se restaría la cantidad a los 30 euros de consumo”.

Generación de energía fotovoltaica

Holaluz se ha propuesto liderar la transformación del sector energético español con una clara apuesta por el autoconsumo, la movilidad eléctrica y colocar al cliente en el centro de sus decisiones para construir una relación de largo plazo basada en la confianza.

Según lo informado, el reto de la compañía es crear un sistema que se convierta en un nuevo estándar para la vida de las personas sustentado en el uso racional de la energía, el almacenamiento y la autoproducción.

“Holaluz quiere acompañar a sus clientes en el camino hacia un nuevo modelo sostenible y en el que cada uno pueda administrar y poseer su propia energía, convirtiéndose en prosumers en lugar de consumidores”.

Holaluz, dentro de esta estrategia, se ha convertido en la primera empresa eléctrica europea en recibir la certificación B Corp, un sello que engloba a más de dos mil 400 empresas de 50 países.

El objetivo es dar visibilidad a compañías que, más allá de generar ganancias económicas, innovan para maximizar su impacto positivo en los empleados, las comunidades donde sirven y el medio ambiente.

En mayo 2018 cerró un acuerdo con Anpier, la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica, para que sus más de cinco mil socios se beneficien de condiciones especiales, tanto en la representación de plantas de energía fotovoltaica, como en sus contratos de suministro eléctrico.

“Holaluz es miembro de la Associação Portuguesa de Energias Renováveis (APREN), con el objetivo de ganar presencia en el país luso, donde ya dispone de licencia para operar y estudia la posibilidad de desembarcar operaciones”.