Incendio en túnel de comunicaciones de la operadora coreana KT colapsa la red en Seúl

5
[Copyright Korea Times] El 26, los empleados de KT se están recuperando del incendio en la estación de bomberos KT Amyung en Chonjeongro, Seodaemun-gu, Seúl. Reportero

Un incendio en un túnel de comunicaciones de la operadora coreana KT ha provocado un corte masivo en la práctica totalidad de la red de la operadora en el centro de Seúl. El siniestro se produjo el 24 de noviembre, pasadas las 11:00 de la mañana (hora local), dejando incomunicados a más de 210 mil hogares y negocios.

El colapso se ha reflejado en los usuarios de servicios móviles, internet por cable y Televisión por Internet (IPTV), incluso sistemas críticos de emergencias como el 112, de acuerdo a la prensa local.

Estaciones de policía cercanas, redes conectadas de hospitales y sistemas electrónicos de seguridad quedaron completamente desconectados tras el incidente. Tanto clientes como propietarios de los negocios vieron como en una sociedad completamente conectada como la coreana perdieron por completo el acceso a sistemas telefonía o de transacciones electrónicas, recurriendo únicamente al efectivo en una ciudad sin cajeros automáticos operativos tras el corte.

El incendio se ha producido específicamente en la sede de KT, en Ahyeon, afectando a varios distritos de Seúl, incluyendo Jung, Yongsan, Seodaemun, Mapo y Eunpyeong. El evento llegó a tal extremo que las autoridades se vieron desbordadas e imposibilitadas de comunicarse con los residentes o prestar correctamente los servicios de emergencias.

Tras varios días de trabajos, desde KT se ha informado a The Korea Herald (TKH) que han conseguido restablecer el 96% de la red móvil dañada, así como el 99% de los servicios de conectivodad a internet y el 92% de los servicios de telefonía fija.

No obstante, continúan los problemas para un importante número de comerciantes minoristas en el área de Ahyeon pues gran parte de los sistemas de cobro dependen de las líneas fijas, que estan basadas en pares de cobre que aún no haban sido reparados, a diferencia de la mayoría de los clientes domésticos de la telefónica coreana KT.

Se dijo además que las conexiones de cable de cobre en otras áreas se han restaurado al conectarlas a redes de banda ancha, lo que no había sido posible para el centro de Ahyeon que resultó directamente dañado por el fuego. Un portavoz de KT también ha detallado para TKH que sólo el 30% de las redes de cable de cobre del área de Ahyeon habían sido restauradas hasta la mañana del viernes.

Y es que, según un portavoz de la estación de bomberos de Seodaemun, en Seúl, el incendio se ha iniciado en un cable óptico del túnel, requiriendo la intervención de más de 200 bomberos y policías, así como 70 unidades móviles, para controlar el fuego. Las tareas de extinción se extendieron hasta pasadas las 9:00 de la noche de ese mismo día.

Acciones desde y contra KT

De acuerdo a la prensa local, la operadora coreana KT desplegó una red de comunicaciones de contingencia basadaa en un modelo 3G más antiguo, pero la cantidad de usuarios simultáneos colapsó estos sistemas impidiendo que la comunicación resultara fluida.

El sistema que paradójicamente se vio mas afectado fue el servicio de mensajería de texto de información frente a desastres. Los usuarios de la red KT en los distritos de Seodaemun, Mapo, Jung (Central) y Yongsan quedaron temporalmente incomunicados.

La Sede de Seguridad ante Desastres de Seúl y la Oficina del Distrito de Seodaemun enviaron textos informativos sobre desastres que fueron recibidos por los suscriptores de las compañías SKT y LGU +, más no por los usuarios de KT; es por eso que desconocían lo que estaba sucediendo con sus redes comunicacionales.

En Seúl se desarrolló un espectáculo inusual cuando los residentes formaron colas para usar las cabinas telefónicas públicas en las calles principales. También, según la prensa local, muchos clientes se vieron obligados a pagar en efectivo en lugares como restaurantes y centros comerciales donde no funcionaban los sistemas de pago electrónicos.

Los propietarios de negocios que se vieron afectados por el colapso de la red “instaron a KT a prestar más atención en restaurar las líneas y compensarles por sus pérdidas”. Fueron apoyados por la Federación de Micro Empresas de Corea (KFME por sus siglas en inglés) durante una conferencia de prensa celebrada frente a un edificio de la corporación KT, en Ahyeon-dong.

Esperan que la telefónica coreana KT ofrezca planes detallados sobre la forma en que se recuperará completamente la red y la manera en que se compensará a los afectados por la pérdida de ventas al mismo tiempo que pidieron a Hwang Chang-gyu, presidente de KT, a presentar una sincera disculpa y renunciar al cargo, de acuerdo a lo recogido por TKH.

“Se estima que alrededor de 170 mil minoristas se han visto afectados por la caída de la red”, ha dicho Choi Seung-jae, presidente de KFME, durante la conferencia de prensa, al tiempo que expuso que las pérdidas en las tiendas afectadas fueron del 30 al 40%.

Hasta ahora la empresa no ha emitido un comunicado oficial ante el incendio. “Hemos intentado comunicarnos con la compañía varias veces, pero KT todavía no dice nada. Al menos, KT debería informar cuánto tiempo tomará recuperar completamente la red para que los propietarios (de negocios) puedan cerrar sus tiendas y esperar hasta que la red se normalice”, expresó Seung-jae.

Preparación para desastres

Seong Sang-won, autor del libro “Cómo sobrevivir a casi cualquier desastre”, ha explicado a Hankyoreh que el episodio no habría ocurrido si los entes gubernamentales y de telecomunicaciones hubieran establecido una red de comunicaciones apropiada para el peor escenario de desastre.

“La razón por la que esto sucedió es porque las diferentes partes se han centrado en la inversión individual sin tener en cuenta seriamente la respuesta a un desastre”.

Las palabras de Sang-won también han sido contextualizadas por Nahm Kee-bom, profesor de Sociología Urbana de la Universidad de Seúl, quien afirmó que en el pasado ya han recibido varias advertencias sobre cómo los sistemas centralizados en una sociedad digital pueden derrumbarse en cuestión de momentos.

“Puede ser algo que normalmente no crea problemas, pero puede causar una parálisis masiva cuando no se realizan los respaldos y preparativos necesarios, este episodio es un ejemplo de libro de texto de una sociedad de riesgo”, ha dicho Kee-bom para la misma publicación.