La importancia de la nube desde la perspectiva de Google Cloud

33
Fuente: blog.google

Greg Wilson, director de Relaciones con Desarrolladores Cloud, Ingeniería y defensa en Google Cloud, ha definido a esta nube como una oportunidad de acceso a la infraestructura global de Google, así como a todas las herramientas de vanguardia que se han creado a lo largo del tiempo para servir a los miles de millones de usuarios de la compañía.

A su juicio, esta nueva forma de construir en la nube se ha traducido en cambios en la forma en que las empresas utilizan las computadoras y otras tecnologías.

En una entrada de blog ha explicado que todo es posible gracias a la nube, desde hacer una copia de seguridad de las fotos, hasta la transmisión de los programas favoritos de televisión.

A propósito de Next ‘19, la conferencia anual de clientes de Google Cloud donde convergen miles de asistentes a cientos de sesiones temáticas, ha querido ahondar en el tema de la nube y las transformaciones que se han generado en los últimos años.

“Antes de la nube, las empresas mantenían flotas de computadoras (conocidas como ‘servidores’ en lenguaje técnico) para crear sitios web, y aplicaciones, y para equipar a los empleados con el software necesario para construirlos. Esos equipos se alojaron en una sala de servidores o en un centro de datos cercano, conectados por una red interna y con la Internet más amplia”.

En ese sentido, dijo que el equipo de TI (Tecnología de la Información) de una empresa tenía que monitorear todas esas computadoras, cables de red y otros equipos, y hacer que todo funcionara para los empleados, por debajo del presupuesto.

Esa tarea significaba que, cada pocos años, el equipo de TI compraba computadoras nuevas y se encargaba de cualquier mantenimiento y actualizaciones, así como agregar una nueva línea de redes o un nuevo software.

En la actualidad, se cuenta con velocidades de computación más rápidas y una mejor conectividad a Internet, lo que ha facilitado la conexión rápida de computadoras de todo el mundo y lo que permite que ya no sea necesario que las empresas posean servidores y centros de datos.

“Dado que Google ya tiene una red global masiva, formada por elementos como nuestros propios centros de datos y cables submarinos, podemos proporcionar esa infraestructura a las empresas para que puedan crear productos y servicios”, indicó el ejecutivo.

Impacto de la nube

Para Greg Wilson, la nube ha tomado el mundo de la tecnología por asalto y sigue creciendo para los consumidores y los usos empresariales. Considera que las empresas desean utilizar la tecnología más nueva y rápida, lo cual no es posible cuando sólo compra computadoras nuevas cada pocos años.

Ha explicado que los proveedores de nube pública permiten a las empresas utilizar la tecnología más nueva sin tener que comprarla y mantenerla. En el caso de Google Cloud, la empresa mantiene redes complicadas que pueden mover datos rápidamente a todo el mundo.

Además puede mantener la información segura, lo que representa un desafío para las empresas, ya que el cifrado está incorporado. La enorme escala de la nube también significa que se pueden ejecutar aplicaciones más rápido en Google Cloud.

“Las empresas de la nube también pueden ser más eficientes con el espacio y el poder. En Google, compramos suficiente energía eólica y solar para compensar la electricidad que utilizamos, para que nuestros clientes puedan obtener beneficios de sostenibilidad que quizás no obtengan por sí solos”.

Igualmente ha señalado que los clientes han comenzado a usar la nube cuando las empresas que les ofrecen servicios comenzaron a usarla. Y es que el cloud computing (computación en la nube) hace posible mucho de lo que las personas hacen en sus teléfonos, tabletas y computadoras portátiles.

Gmail es un ejemplo de ello y, precisamente, se hizo popular bastante rápido porque ofrecía mucho más almacenamiento para que se pudieran guardar todos los correos electrónicos, incluso aquellos con archivos grandes adjuntos.

Según Wilson, Gmail funciona porque una red gigante de servidores almacena esos correos electrónicos, en lugar de almacenar correos electrónicos en un servidor limitado en algún lugar.

“Cuando revisa su correo electrónico, un servidor en uno de esos centros de datos está encontrando y descargando sus correos electrónicos más nuevos y dirigiéndolos a su computadora o teléfono”.

Tomando en cuenta que Gmail está basado en la nube, también abre oportunidades para que el Aprendizaje Automático (ML) ayude a los usuarios en formas que quizás no noten, como bloquear el phishing (suplantación de identidad) y los intentos de spam en la bandeja de entrada.

Google Cloud Next ‘19

Aproximadamente 30 mil personas se han reunido en Google Cloud Next ‘19, en San Francisco, para participar en cientos de sesiones, paneles y tutoriales para aprender sobre la computación en la nube.

Algunos asistentes apenas están comenzando con la nube y necesitaban aprender lo básico, mientras que otros han explorado conceptos avanzados como la Inteligencia Artificial (IA) y el Aprendizaje Automático.

Muchas de las sesiones de Next ’19 han explicado cómo se pueden utilizar los productos específicos de Google Cloud, conectar productos desde fuera de Google Cloud y mover los datos a la nube, este último aspecto en el caso de los usuarios comerciales.