La iniciativa Tech4CV, impulsando las tecnologías habilitadoras para la innovación empresarial

33

La iniciativa Tech4CV, una alianza de Centros de Competencias en Tecnologías Habilitadoras de la Comunitat Valenciana, ha nacido con el objetivo de coordinar y potenciar el desarrollo de capacidades (conocimientos, herramientas y metodologías) en tecnologías habilitadoras y sus soluciones.

La idea, de acuerdo a lo planteado, es poder resolver las problemáticas presentes y futuras de cualquier empresa de la Comunitat Valenciana en la denominada Nueva Economía.

A partir de la combinación de conocimientos y resultados de los diferentes centros de competencias o Habilitadores Tecnológicos para la Nueva Economía (HTNE) se facilita el camino hacia un modelo productivo basado en la innovación, la tecnología y el conocimiento.

Precisamente, el jueves 19 de diciembre de 2019 se ha celebrado en la ciudad de Valencia el segundo evento de Tech4CV para mostrar (de forma estructurada) a las empresas y organizaciones las capacidades disponibles por parte de los centros de competencias y comunicar casos de éxito de la implantación de esas tecnologías en las compañías.

La motivación de la jornada, así como del proyecto Tech4CV, justamente es colaborar para favorecer la innovación tecnológica y aunar las capacidades de los centros de competencias de la Comunitat Valenciana (centros tecnológicos y universidades) para dar una respuesta global y coherente a cualquier necesidad que una empresa pueda plantear en relación a este tipo de tecnologías.

Durante el evento de Tech4CV, iniciativa impulsada por el Instituto Tecnológico de Informática (ITI), se ha explicado que las tecnologías habilitadoras permiten el desarrollo de nuevos bienes y servicios.

Además, tienen el potencial de reestructurar los procesos industriales necesarios para modernizar la industria y favorecer la transición hacia una economía basada en el conocimiento, eficiente y medio ambientalmente sostenible.

“Inteligencia Artificial (IA) y Computación, Ciberseguridad, Ciberconectividad, tecnologías de fabricación avanzada, materiales avanzados y nanotecnologías, tecnologías de Ciencia de la Vida y Micro-/Nano electrónica y Fotónica, son los siete grandes grupos de KET (Tecnologías Claves de Habilitación) disponibles para el tejido empresarial de la Comunitat Valenciana”.

En este sentido, uno de los centros de experimentación que ya está en marcha es una infraestructura de análisis de datos que contiene las máquinas, tecnologías y conjuntos de datos necesarios para que las empresas y los centros de investigación puedan desarrollar experimentos de Big Data Analytics, IA y HPC (Computación de Alto Rendimiento) antes de lanzarlos al mercado.

Tecnologías disruptivas

En la alianza Tech4CV tienen claro que el ritmo de cambio de las tecnologías habilitadoras es tan elevado y que existen tantas tecnologías diferentes disponibles que las empresas no saben cuál es la mejor opción para las inversiones.

Tampoco es habitual disponer de centros de demostración donde las empresas puedan observar las tecnologías en funcionamiento y valorar su impacto, o centros donde se pueda experimentar con las tecnologías antes de decidir realizar una implantación real en la empresa.

“Se hacen, por tanto, necesarios puntos de referencia a través de los cuales las empresas puedan acceder a información neutral sobre cualquier tecnología o habilitador y asesoramiento personalizado, sea cual sea su tamaño y sector, para tomar las mejores decisiones en cuanto a inversiones tecnológicas a realizar o modelos de negocio a definir en la economía basada en el conocimiento”.

Se ha indicado que estos puntos de referencia, del mismo modo, deberán estar preparados y coordinados para que las empresas puedan desarrollar proyectos pilotos y pruebas de tecnologías en entornos de laboratorio, de forma previa a la compra o al lanzamiento de un producto tecnológico al mercado.

En este aspecto, también es necesario que se conozca que las KET son tecnologías intensivas en conocimiento que han sido identificadas como potenciales inductoras de disrupciones en la economía y la sociedad en los próximos 10-15 años, según distintos estudios internacionales de prospectiva tecnológica.

El futuro ya es presente

Desde Tech4CV se ha puntualizado que las industrias a escala mundial están cambiando a un ritmo constante y considerable, por tanto, la tendencia es que estén totalmente transformadas en los próximos cinco a 10 años.

También se ha vaticinado que una porción relevante de los productos y servicios que estarán disponibles en el mercado en 2025 a 2030, con gran probabilidad, estarán basados en KET o tecnologías habilitadoras.

“Estas tecnologías proporcionan la base para favorecer la innovación en diversos sectores y su dominio se considera crucial para garantizar la competitividad de la industria en la economía del conocimiento”.

Haciéndose eco de un estudio realizado en 2013, desde Tech4CV se ha informado que los productos basados en tecnologías habilitadoras representaron el 19% del total de la producción europea, frente al 16% de 2003, con numerosas pymes (pequeñas y medianas empresas) basando su negocio en el desarrollo y comercialización de dichas tecnologías.

Justamente, AIMPLAS (Instituto Tecnológico del Plástico) y el ITI han puesto en marcha el proyecto VERITAS con la financiación del IVACE y el objetivo de explorar las posibilidades de la implementación de la tecnología Blockchain al seguimiento en la cadena de valor del envase alimentario.

En un comunicado de prensa se ha detallado que el proyecto pretende crear un sistema de información de registro de trazabilidad confiable para las empresas de envase alimentario, que permita obtener la trazabilidad completa de fabricación de los envases de alimentos en situaciones de alerta sanitaria, en una sola o en pocas consultas.

“Además, el proyecto contribuirá a promover la digitalización entre las empresas del sector plástico valenciano, impulsará el desarrollo sostenible a través de nuevas tecnologías, facilitará el cumplimiento de la normativa de seguridad en envases alimentarios y potenciará la competitividad del sector reduciendo costes en tareas automatizables”.

Su implementación también permitirá poder retirar los productos defectuosos desde producción, así como minimizar su tiempo de estancia en el mercado desde la identificación de una vulneración de la normativa.

Igualmente hará posible localizar el punto específico del fallo, con la idea de tomar las medidas pertinentes para evitar errores puntuales o fallos sistémicos en los protocolos establecidos por las empresas manufactureras.