España escala posiciones en el desarrollo cloud

24

España escala posiciones en el ranking de los países mejor enfocados en el desarrollo de la computación en la nube gracias a sus acciones en materia de entorno legal y normativa, de acuerdo al estudio BSA Global Cloud Computing Scorecard 2018.

La investigación anual es patrocinada por BSA | The Software Alliance, el principal defensor de la industria global del software ante los gobiernos y el mercado internacional. “Se trata de una asociación de empresas de clase mundial que invierten miles de millones de dólares al año para crear soluciones de software que promueven a la economía y mejoran la vida moderna”.

Para su ejecución se han tomado en cuenta las políticas públicas que han entrado en vigor en 24 países, cantidad que supone el 80% del mercado mundial de Tecnologías de la Información (TI). Se determinó que España ha mejorado en este sentido y por eso ocupa la décima posición entre las 24 principales economías de TI.

La última versión del BSA Global Cloud Computing Scorecard 2018, único a escala mundial, clasifica la preparación de los países en relación a la adopción y crecimiento de los servicios de la computación en la nube y presenta una metodología actualizada que refleja las políticas que han permitido el crecimiento exponencial del sector en los últimos cinco años.

Además, el estudio de BSA | The Software Alliance hace un énfasis adicional en las leyes de privacidad y ciberseguridad, así como en la infraestructura de banda ancha adoptada por las naciones. “El nuevo informe proporciona una hoja de ruta con pautas que fomentan la adopción de la nube para impulsar el crecimiento económico local”, de acuerdo a un comunicado de prensa.

Aunque se ha revelado que la mayoría de los países siguen experimentando avances en 2018, el análisis detalla que algunos mercados se están quedando atrás. Alemania ha obtenido la puntuación más alta gracias a sus políticas nacionales de ciberseguridad, seguido por Japón y Estados Unidos.

En las últimas posiciones del BSA Global Cloud Computing Scorecard 2018 se sitúa lo que se ha denominado como “un pequeño grupo de naciones” que aún no adopta el enfoque internacional. Se trata de Rusia, China, Indonesia y Vietnam.

España y su legislación cloud computing

Todo parece indicar que España ha logrado una completa legislación en privacidad y ciberseguridad, así como avances significativos en materia de TI. El informe destaca que el país cuenta con una completa reglamentación sobre privacidad, “aunque depende en gran medida de requisitos de registro que podrían actuar como una barrera para los servicios de cloud computing”.

Se ha considerado igualmente que España tiene un estatuto legal actualizado sobre delitos cibernéticos y que se desataca como uno de los países que han ratificado la Convención sobre Ciberdelincuencia.

La nación, según la publicación, “también cuenta con una legislación integral sobre comercio electrónico y firma electrónica, y los proveedores de servicios de Internet (ISP) están libres de cualquier filtración o censura de Internet”.

Como si resultara poco, el país al mismo tiempo se destaca como un participante muy activo en foros internacionales, en el apoyo al desarrollo de normas globales y la interoperabilidad.

“Además, está registrando avances significativos en infraestructura TI en los últimos años. En la Agenda Digital para España, lanzada en 2013, reafirmamos el compromiso de cumplir con los objetivos de la Comisión Europea para que todos los hogares españoles tengan velocidades de descarga de al menos 30 MB para 2020 y de 100 MB para el 50% de hogares en 2025”, se indica en el comunicado.

Andrés Pi, portavoz del Comité español de BSA, ha dicho que este reciente informe muestra que se ha avanzado en la dirección correcta, apostando por la innovación y el impulso de la computación en la nube.

“No obstante, aún existen algunas brechas menores en la protección de la Propiedad Intelectual, y la aplicación de la ley es mejorable, particularmente en relación con la elusión de las medidas tecnológicas de protección. En estos aspectos debemos trabajar”.

Global Cloud Computing Scorecard 2018

Victoria Espinel, presidenta y CEO de BSA | The Software Alliance, ha expresado que el Scorecard es una herramienta que puede ayudar a los países a autoevaluar de forma constructiva sus políticas y determinar los pasos a seguir para aumentar la adopción de la computación en la nube.

“La nube permite a cualquier persona acceder a una tecnología que antes sólo estaba al alcance de grandes organizaciones, allanando el camino para una mayor conectividad e innovación. Los países que adoptan la libre circulación de datos, implementan soluciones de ciberseguridad de vanguardia, protegen la propiedad intelectual y establecen la infraestructura de TI adecuada, continuarán cosechando los beneficios del cloud tanto para empresas como para ciudadanos”.

Y es que en los resultados globales del estudio se destaca, entre otros aspectos, que las políticas avanzadas de privacidad y seguridad distinguen a los países líderes de los mercados rezagados y que los mercados emergentes siguen estando a la cola en la adopción de políticas favorables a la nube, lo que dificulta su crecimiento.