Expertos en suicidio y autolesiones para ayudar a usuarios vulnerables de Instagram

3

Para ayudarse a estar al tanto de las nuevas tendencias o matices culturales, en Instagram han decidido reunirse todos los meses con académicos y expertos en suicidio y autolesiones con el objetivo de ayudar a sus usuarios vulnerables.

Se ha podido conocer que en la plataforma también se encuentran trabajando con MIND, una organización sueca de salud mental, para comprender el papel que la tecnología y las redes sociales tienen en la vida de los jóvenes.

Además, los portavoces de Instagram están trabajando con los samaritanos en el Reino Unido, en un esfuerzo de toda la industria para diseñar nuevas pautas para ayudar a las personas en peligro.

La popular red social, fuera de Europa, también cuenta con tecnología adicional que le ayuda a encontrar de manera proactiva a las personas que podrían estar necesitadas.

La intención es llevar esto a Europa, pero se ha afirmado que existen importantes consideraciones legales según la legislación de la UE (Unión Europea), por lo que se encuentran trabajando al respecto con su regulador europeo.

Adam Mosseri, jefe de Instagram, ha publicado que nada es más importante que la seguridad de las personas que usan la plataforma, especialmente las más vulnerables.

Y es que el suicidio y autolesiones son temas difíciles y complejos que a las personas les importa mucho. A su juicio, estos problemas son complicados y hay muchas opiniones sobre la mejor manera de abordarlos; importan mucho y para él, como padre, ciertamente golpean a casa.

Mosseri ha comentado que sus primeros pensamientos son con cualquiera que esté lidiando con estos problemas difíciles, sus familiares y amigos. Dijo que no puede empezar a imaginar por lo que están pasando, pero también ha reconocido que mantener a las personas en sus pensamientos no es suficiente.

“En Instagram le debemos a todos los que usan nuestra plataforma, especialmente a aquellos que pueden estar en riesgo de suicidio y autolesiones, que hagan todo lo posible para mantenerlos a salvo”.

Compartir contenido sin peligro

En Instagram tienen claro que algunos jóvenes están influenciados de manera negativa por lo que ven en línea y, como resultado, pueden lastimarse. Sin embargo, existen otros que se conectan en línea para obtener apoyo con las dificultades que están teniendo, como los que comparten cicatrices curadas o hablan sobre su recuperación de un trastorno alimentario.

A menudo, aunque parezca ilógico, este tipo de redes de soporte en línea representan la única forma de encontrar otras personas que hayan compartido sus mismas experiencias.

Entonces, el objetivo de la plataforma es lograr el difícil equilibrio entre permitir que las personas compartan sus experiencias de salud mental y proteger a los demás de estar expuestos a contenido nocivo.

Hay que mencionar que todo esto se ha hecho con el asesoramiento de expertos de académicos y organizaciones de salud mental como los samaritanos en el Reino Unido y la Línea Nacional de Prevención del Suicidio en los Estados Unidos.

“Entendemos que el contenido que podría ser útil para algunos, puede ser perjudicial para otros. En mis conversaciones con jóvenes que han lidiado con estos problemas, he escuchado que la misma imagen podría ser útil para alguien un día, pero desencadenar el siguiente”.

Es por eso que Mosseri y su equipo no permiten que las personas compartan contenido que aliente o promueva el suicidio y autolesiones, y ha enfatizado que nunca lo permitirán.

Protegiendo a usuarios vulnerables

Instagram, a principios de este año, fortaleció su enfoque sobre el contenido relacionado con el suicidio y autolesiones. En febrero se prohibieron las imágenes gráficas de autolesiones y se creó una nueva tecnología para encontrar y actuar sobre este tipo de contenido.

Como resultado, en la red social han podido actuar con el doble de contenido que antes. El Jefe de Instagram ha recordado que se ha eliminado, reducido la visibilidad o agregado pantallas de sensibilidad a más de 834 mil piezas de contenido en los tres meses posteriores al cambio de política.

Además, se ha podido encontrar más del 77% de este contenido antes de informarse. Aunque está consciente de que esto es un progreso, sabe que el trabajo aquí nunca se acaba.

“El mes pasado ampliamos aún más nuestras políticas para prohibir más tipos de autolesiones y contenido suicida. Ya no permitiremos representaciones ficticias de autolesiones o suicidios en Instagram, como dibujos o memes o contenido de películas o cómics que usan imágenes gráficas”.

Igualmente serán eliminadas otras imágenes que tal vez no muestren autolesiones o suicidio, pero que incluyen materiales o métodos asociados. Se ha dejado claro que las cuentas que comparten este tipo de contenido tampoco se recomendarán en la búsqueda o en las superficies de descubrimiento, como Explore.

A la par, enviarán más recursos a más personas con líneas de ayuda localizadas como los Samaritanos y PAPYRUS, en el Reino Unido, o la Línea Nacional de Prevención del Suicidio y el Proyecto Trevor en los Estados Unidos.

Los expertos han dicho a los portavoces de Instagram que dar a las personas la oportunidad de compartir sus momentos más difíciles puede ser un medio vital de apoyo, así como sus historias de recuperación.

Evitar que las personas compartan este tipo de contenido, entonces, no solo podría estigmatizar este tipo de problemas de salud mental, sino que pudiera impedir que los seres queridos identifiquen y respondan a un grito de ayuda.

“Pero lograr nuestro enfoque correcto requiere más que un simple cambio en nuestras políticas o una actualización única de nuestra tecnología. Nuestro trabajo aquí nunca termina. Nuestras políticas y tecnología tienen que evolucionar a medida que surgen nuevas tendencias y cambian los comportamientos”.

Mosseri agregó que continuarán trabajando para mantener a todos seguros en Instagram, al tiempo que harán posible que las personas accedan al soporte que puede marcar la diferencia cuando más lo necesitan.