Las oportunidades del 5G, centros de datos y edge computing

Foto: APL

En APL consideran que la tecnología 5G está abriendo el camino a nuevos usos al ofrecer velocidades móviles que nunca antes se habían alcanzado, lo que se traduce en oportunidades comerciales para el campo de centros de datos y la computación de borde (edge computing).

Para Ali Alaeldine, en consecuencia, es necesario preparar la conectividad, el almacenamiento de datos, la arquitectura informática y adaptar los centros de datos.

El director de Proyectos de APL (compañía de centros de datos) ha resaltado que la era del 5G significa mayor rendimiento de datos, ya que bastan solo unos segundos para descargar 1 GB de datos; una latencia reducida (1 ms frente a 25 a 40 ms para 4G) y una mejor experiencia del usuario en entornos móviles.

Ha indicado que la tecnología 5G abre nuevos usos y oportunidades de negocio en todos los sectores de actividad que antes eran imposibles desde un punto de vista técnico.

“Como corolario, ha habido un aumento exponencial en el tráfico global de datos móviles. Según un estudio de Cisco (Actualización del pronóstico del tráfico mundial de datos móviles), se espera que este tráfico se multiplique por siete y crezca casi el doble de rápido que el tráfico de IP fija entre 2017 y 2022”.

Alaeldine ha explicado que este aumento considerable en el volumen de datos se debe a los cambios en el uso en los últimos años: el crecimiento de la transmisión, visualización de videos de alta resolución, la realidad virtual, la inteligencia artificial conectada (domótica, edificios inteligentes), entre otras tecnologías.

Entonces, para adentrarse en una nueva red territorial de centros de datos, esta evolución anunciada implica revisar estrategias para gestionar un volumen de datos cada vez mayor.

“Hoy en día, los centros de datos centrales admiten la mayor parte de los datos generados por Internet móvil. Sin embargo, con el aumento del tráfico, las redes troncales de los operadores inevitablemente se saturarán”.

Desde APL se considera que los operadores pueden evitar la saturación de la red y del centro de datos adoptando rápidamente nuevas estrategias para dimensionar e integrar nuevas tecnologías que sean adecuadas para estos cambios.

Sin duda, eso incluiría acercar los datos y las antenas para mantener la latencia a un nivel satisfactorio. Este nuevo enfoque implica crear nuevos centros de datos de proximidad en regiones y desplegar tecnologías dedicadas a la edge computing.

Creando nuevos centros de datos

La creación de los centros de datos descentralizados en miniatura o centros de datos periféricos conectados a la infraestructura existente para la edge computing, ofrecería una mejor distribución de las instalaciones de almacenamiento y computación, con el fin de aliviar las redes nacionales.

Además, la creación de una red de centros de datos de este tipo, combinada con el crecimiento más rápido de las industrias 5G e IoT (Internet de las Cosas), debería contribuir al desarrollo económico de los territorios fuera de las principales ciudades y, por ende, crear empleos para cumplir con las necesidades relacionadas a operaciones y mantenimiento.

“Sin embargo, dentro de estos centros de datos, se requerirá una cierta continuidad en la forma en que se gestionan: micro o ‘clásico’, el diseño y la arquitectura siguen siendo esenciales para optimizar su consumo de energía y aprovechar al máximo su superficie para anticipar futuras evoluciones”.

El campo del centro de datos, en síntesis, se estaría adaptando a los requisitos y cambios de los operadores de acuerdo con las necesidades de autonomía de los fabricantes.

Alaeldine, quien es doctor en Sistemas de Telecomunicaciones de INSA Rennes y experto en Estrategia de Negocios con un título de HEC Paris, cree que es necesario construir una estrategia real para aprovechar al máximo el potencial de 5G.

Esa estrategia también permitiría procesar y almacenar más datos en la periferia de una manera segura y al mismo tiempo limitar el consumo de energía, que es esencial dado el creciente impacto del sector digital.

“Requiere que todos los interesados, operadores, proveedores de contenido, constructores de infraestructura, fabricantes de dispositivos y consumidores, se responsabilicen en esta área”.

El futuro de edge computing

El director de Proyectos en APL se basa en sus 18 años de experiencia en la dirección y gestión de proyectos y equipos, incluidos ocho años en un entorno de centro de datos, para hacer estas proyecciones sobre la edge computing.

Además, ha participado en proyectos estratégicos a escala nacional e internacional para empresas como SFR, Automic, Thales, Airbus, BNP, MBDA y Stanley Black & Decker.

Ali Alaeldine también es entrenador certificado en computación en la nube, SAM e ITIL, y es un profesional certificado de Lean IT, AgilePM y PRINCE2. Posee una licenciatura en Ingeniería en Redes y Sistemas de Información, así como una maestría en Instrumentación y Microelectrónica de la Universidad de Metz.