Los efectos de la Realidad Aumentada en el comportamiento de las personas

4

Las interacciones de las personas con su mundo físico han cambiado luego de tener una experiencia de Realidad Aumentada (Augmented Reality, AR), incluso, con el dispositivo AR eliminado.

La afirmación corresponde a la principal conclusión a la que han llegado los investigadores de la Universidad de Stanford en un intento de aprender la forma en que afecta la AR al comportamiento de las personas, tanto en el mundo físico como en uno digitalmente mejorado.

Los expertos de Stanford han tratado de conocer más a fondo esta situación, a medida que las principales empresas de tecnología compiten por lanzar productos de Realidad Aumentada.

El nuevo estudio ha sido dirigido por Jeremy Bailenson, profesor de Comunicación en la Facultad de Humanidades y Ciencias de Stanford. Los investigadores han descubierto este tipo de reacciones tras la experiencia de AR simulada por gafas con contenido generado por computadora en entornos del mundo real.

Las personas, por ejemplo, han evitado sentarse en una silla en la que acababan de ver a una persona virtual sentada, de acuerdo a lo compartido en un comunicado de prensa.

Los investigadores también han encontrado que los participantes parecían estar influenciados por la presencia de una persona virtual, de una manera similar a la que tendrían si una persona real estuviera al lado de ellos.

Bailenson, coautor de documento, ha confirmado que el uso de la tecnología de Realidad Aumentada “puede cambiar dónde caminas, cómo giras la cabeza, qué tan bien haces las tareas y cómo te conectas socialmente con otras personas físicas en la sala”, según lo descubierto.

Hay que destacar que los autores principales del estudio han sido Mark Roman Miller, Hanseul Jun y Fernanda Herrera, estudiantes de posgrado. Los hallazgos reflejan gran parte de la investigación que Bailenson ha realizado sobre la Realidad Virtual (VR).

“Si bien la Realidad Virtual intenta simular un entorno de la vida real y sacar al usuario de la configuración actual, la tecnología AR superpone la información digital sobre el entorno físico del usuario”.

Tecnología AR

Jeremy Bailenson ha informado que muchas compañías de tecnología se han centrado en los últimos años en desarrollar gafas de Realidad Aumentada y otros productos, alejándose de su énfasis anterior en la Realidad Virtual.

Ha dicho que las gafas AR de hoy pueden proyectar una versión realista en 3D de una persona real, en tiempo real, sobre el entorno físico del usuario de las gafas. Esto, según él, permite que grupos de personas en todo el mundo hagan contacto visual y que además se comuniquen de manera no verbal de otras maneras matizadas, algo que las videoconferencias luchan por lograr.

“La AR podría ayudar a la crisis del cambio climático al permitir reuniones virtuales realistas, lo que evitaría la necesidad de que el gas viaje o viaje a las reuniones en persona”.

También explicó que esta investigación puede ayudar a llamar la atención sobre las posibles consecuencias sociales del uso de AR a gran escala, por lo que la tecnología puede diseñarse para evitar estos problemas antes de ser omnipresente.

Y es que los investigadores de Stanford han reclutado a 218 participantes y realizaron tres estudios para examinar cómo la AR afectó el comportamiento de las personas en situaciones sociales. Cada participante ha interactuado con un avatar virtual llamado Chris, en los primeros dos experimentos, que se ha sentado en una silla real frente a ellos.

El primer estudio ha replicado un hallazgo de psicología tradicional conocido como inhibición social. Así como las personas completan tareas fáciles con facilidad y luchan con las más desafiantes cuando tienen a una persona observándolas en el mundo real, lo mismo ha ocurrido cuando un avatar observaba a los participantes del estudio en AR, de acuerdo a lo encontrado por los investigadores.

“Los participantes del estudio completaron anagramas fáciles más rápido, pero obtuvieron malos resultados en los complejos cuando el avatar Chris era visible en su campo de visión AR”.

Otro estudio ha probado si los participantes seguirían las señales sociales aceptadas al interactuar con el avatar Chris. Esto se ha medido al rastrear si los participantes se sentarían en la silla en la que Chris se ha sentado anteriormente.

Todos los participantes que han usado los auriculares AR se han sentado en la silla vacía junto a Chris, en lugar de sentarse directamente en el avatar. El 72% del total de los participantes a los que se ha pedido que se quitaran los auriculares antes de elegir su asiento, aún ha elegido sentarse en la silla vacía al lado de donde se había sentado Chris anteriormente.

Según Bailenson, el hecho de que ninguno de los sujetos con auriculares tomara el asiento donde se encontraba el avatar, ha sido un poco sorprendente para los investigadores.

“Estos resultados resaltan cómo el contenido AR se integra con su espacio físico, afectando la forma en que interactúa con él. La presencia de contenido AR también parece persistir después de quitarse las gafas”.

Conexión social

Ya en el tercer estudio, los investigadores de Stanford han examinado cómo la AR ha afectado la conexión social entre dos personas que están conversando mientras uno de ellos usa auriculares AR.

Los investigadores han descubierto que aquellos que usaban gafas AR informaron que se sentían menos conectados socialmente con su compañero de conversación.

A juicio de Bailenson, se necesitan estudios adicionales en los que él y su equipo están trabajando ahora; la intención es examinar más a fondo los efectos de la Realidad Aumentada.

“Este documento rasca la superficie de los costos y beneficios socio-psicológicos del uso de AR, pero se necesita mucha investigación para comprender los efectos de esta tecnología a medida que se escala”.

Se debe mencionar que esta investigación ha sido apoyada por dos subvenciones de la National Science Foundation y que sus hallazgos sobre el comportamiento de las personas también se han publicado en PLOS ONE.