Ocean Ride, dispositivo para barcos que elimina la suciedad de los océanos

39

Ocean Ride (Paseo por el Océano), un proyecto preparado por tres estudiantes de la Universidade Federal da Bahia (UFBA) y dos estudiantes de la Universidade Católica do Salvador (Ucsal), ha sido uno de los seis ganadores del Hackhaton Nasa Space Apps Challenge 2019.

Se trata de la competencia más grande en innovación de programación de computadoras en el mundo, promovida por la agencia de Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).

Ocean Ride, de la autoría colectiva del grupo “Cafeína”, consta de un dispositivo que se instalará en los cascos de los barcos para eliminar gran parte de la suciedad de los océanos.

El equipo está formado por los estudiantes Antonio Rocha (18), Pedro Dantas (19) y Genilson Brito (18), del curso de administración de la UFBA; y los estudiantes Ramón de Almeida (22), de Ingeniería Química, y Thiago Barbosa (23), de Análisis de Desarrollo de Sistemas, ambos de la Ucsal.

En un comunicado de prensa se ha informado que el grupo “Cafeína” ganó, en principio, el escenario local durante una competencia celebrada en octubre de 2019.

Fue así que resultó seleccionado como una de las 30 mejores ideas del mundo. Ahora, en su visita a la sede de la NASA en los Estados Unidos, se presentará el proyecto que podría desarrollarse con el apoyo de la agencia espacial estadounidense.

Genilson Brito ha dicho que es muy gratificante para el equipo ver su idea materializada, que podría ayudar al planeta a desarrollarse y hacer del mundo un lugar mejor. Para él, es un honor ganar la Copa del Mundo.

“Solo demuestra que las personas en nuestro entorno son muy buenas y creativas y que solo necesitamos darles la oportunidad y el incentivo para que estos talentos aparezcan y brillen”.

Desarrollo de Ocean Ride

Se ha indicado que la formación de la base del equipo, así como el incentivo para participar en la competencia, se produjo durante la disciplina Informática Aplicada a la Administración impartida por Isabel Sartori, de la Escuela de Administración de la UFBA (Eaufba).

Leka Hattori, directora en Bahía del Instituto Fundador (el mayor acelerador para nuevas empresas en Silicon Valley), presentó la competencia a los estudiantes en una conferencia del representante oficial de Nasa Space en Bahía.

Para Sartori, quien también coordina el grupo de extensión de Eaufba, el resultado es el fruto de la política de renovación de la Escuela de Administración de la UFBA, que cumple 60 años. Y es que se trata de un proyecto colectivo de emprendimiento e innovación con un enfoque en los estudiantes, enfocado en la sociedad y articulado con acciones de enseñanza, investigación y extensión.

“Un incentivo para que continuemos emprendiendo la diversidad en la adversidad. Felicito a los estudiantes por su dedicación, proyecto, premio y, sobre todo, por los ideales de mejorar nuestro planeta”.

Por su parte, Horácio Hastenreiter Filho, director de la Escuela de Administración (Eaufba), también ha celebrado la victoria de los jóvenes y ha resaltado que es una hazaña notable debido a lo que representa la competencia y la NASA.

El logro, a su juicio, destaca una de las grandes fortalezas de la universidad que es la integración entre diferentes áreas del conocimiento, así como la importancia de la Ucsal.

“Cuando nos acercamos a los estudiantes de negocios con estudiantes de Ingeniería y Ciencias de la Computación vemos esta diferencia, no solo en el conocimiento, sino también en las culturas, interactuando para problematizar y encontrar una solución conjunta. Esto hace toda la diferencia”.

Dispositivo para barcos

El proyecto Ocean Ride ha superado a otros dos mil 76 competidores de 230 ciudades y 83 países, integrando el selecto grupo de seis ideas ganadoras. La idea, como ya se ha explicado, se basa en un dispositivo que se instala en los buques de carga para escanear los océanos.

De esta manera se pueden recolectar los microplásticos, también denominados como unos de los principales villanos de la naturaleza, que son partículas de tamaño menor a cinco milímetros como resultado de la degradación de los plásticos más grandes; esto afecta la vida marina y, en consecuencia, la salud humana.

“El equipo, que sigue siendo una idea, está inspirado en el generador Van Der Graff, una máquina electrostática creada en 1929. En el proyecto del grupo Cafeína, este generador tendría la función de atraer y recolectar desechos plásticos cerca de los barcos”.

En el comunicado oficial también se ha agregado que la basura marina recolectada por el dispositivo Ocean Ride iría a tierra firme para ser eliminada de manera adecuada, por lo que sería menos dañina para el medio ambiente.