Uso de aplicaciones y datos móviles por coronavirus, recomendaciones de la CE

2
Fuente: WeLiveSecurity

La Comisión Europea (CE) ha recomendado una serie de pasos y medidas para desarrollar un enfoque común de la Unión Europea (UE) en cuanto al uso de aplicaciones y datos móviles en respuesta a la pandemia del coronavirus.

Se ha dejado claro que las herramientas digitales, llegado el momento y siempre que se ajusten a las normas de la UE, bien coordinadas, pueden desempeñar un importante papel en el levantamiento gradual de la medida de confinamiento.

Estas recomendaciones vienen a marcar un proceso para la adopción, junto con los Estados miembros, de un conjunto de instrumentos centrado en dos dimensiones.

El primero sería un enfoque coordinado paneuropeo sobre el uso de las aplicaciones móviles con el objeto de empoderar a los ciudadanos para que adopten medidas eficaces y más selectivas de distanciamiento social y con fines de alerta, prevención y seguimiento de contactos.

El segundo, se trata de una perspectiva común para la modelización y la predicción de la evolución del virus mediante datos de localización móvil agregados y anonimizados.

Las recomendaciones, según lo anunciado mediante un comunicado de prensa, establecen los principios fundamentales para el uso de estas aplicaciones y datos móviles en cuanto a la seguridad de los datos y el respeto de los derechos fundamentales de la UE, como la protección de la privacidad y de los datos.

Thierry Breton, comisario responsable del Mercado Interior, ha afirmado que las tecnologías digitales, las aplicaciones y datos móviles encierran un enorme potencial para ayudar a comprender cómo se propaga el virus y ofrecer una respuesta eficaz.

“Con esta recomendación, ponemos en marcha un enfoque coordinado europeo para el uso de dichas aplicaciones y datos, sin poner en riesgo las normas de la UE en materia de protección de la privacidad y de los datos, y evitando la fragmentación del mercado interior. Europa es más fuerte cuando actúa unida”.

Por su parte, Didier Reynders, comisario de Justicia, ha añadido que ahora es el momento de trabajar todos juntos para superar esta crisis sin precedentes provocada por el coronavirus (COVID-19, su nuevo brote).

“La Comisión está apoyando a los Estados miembros en sus esfuerzos por luchar contra el virus y lo seguirá haciendo en sus estrategias de salida de la crisis y en el proceso de recuperación”.

Agregó que seguirán garantizando en todo momento el pleno respeto de los derechos fundamentales europeos y ha recordado que las normas de protección de datos europeas son las más rigurosas del mundo y que resultan adecuadas para la crisis actual, siempre que se introduzcan excepciones y se haga uso de la flexibilidad.

También ha aprovechado para recordar que se encuentran colaborando estrechamente con las autoridades de protección de datos y que pronto ofrecerán orientaciones sobre las implicaciones para la privacidad.

El uso de aplicaciones móviles

La propuesta de la CE ha sido calificada como una panoplia de instrumentos conjunta con la que construir un enfoque coordinado común, en cuanto al uso de aplicaciones para teléfonos inteligentes, sin menoscabo alguno de las normas de protección de datos de la UE.

Se compone de elementos como las especificaciones destinadas a garantizar la eficacia de las aplicaciones móviles de información, alerta y seguimiento desde el punto de vista médico y técnico, así como las medidas destinadas a prevenir la proliferación de aplicaciones incompatibles, requisitos que propicien la interoperabilidad y promoción de soluciones comunes.

Además, incluye los mecanismos de gobernanza aplicables por las autoridades públicas sanitarias y en cooperación con el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC).

“Identificación de buenas prácticas y mecanismos para el intercambio de información sobre el funcionamiento de las aplicaciones, e intercambio de datos con los organismos epidemiológicos públicos pertinentes, incluida la notificación de datos agregados al ECDC”.

Se ha informado que la CE ofrecerá orientaciones para ayudar a los Estados miembros, en particular, en materia de protección de datos y en lo que respecta a las implicaciones para la protección de la privacidad.

La Comisión Europea mantiene un estrecho contacto con el Comité Europeo de Protección de Datos con la finalidad de tener una visión general del tratamiento de datos personales a escala nacional en el contexto de la crisis del coronavirus.

“El conjunto de instrumentos se centrará también en el desarrollo de un enfoque común para la modelización y la predicción de la evolución del virus mediante datos de localización móvil agregados y anonimizados”.

La idea, según lo planteado, es analizar los patrones de desplazamiento, especialmente el efecto de las medidas de confinamiento en la intensidad de los contactos y, por tanto, los riesgos de contaminación.

Se espera que esta medida contribuya a las herramientas de modelización de la propagación del virus y que ofrezca claves para desarrollar estrategias de reapertura de las sociedades.

Desarrollando un enfoque paneuropeo

Junto con la Comisión Europea, los Estados miembros han elaborado un conjunto de instrumentos que permitan desarrollar un enfoque paneuropeo sobre las aplicaciones móviles en asociación con el Comité Europeo de Protección de Datos.

“Para ayudar a los Estados miembros, la Comisión proporcionará orientaciones, especialmente en lo que se refiere a la protección de datos y a las implicaciones para la intimidad”.

Los Estados miembros tenían oportunidad hasta el 31 de mayo de este año para informar sobre las medidas que habían adoptado y ponerlas a disposición de otros Estados miembros y de la CE para su revisión por pares.

La Comisión Europea ha valorado los progresos realizados y ha comenzado a publicar informes periódicos mientras dure la crisis, en los cuales recomendará la adopción de nuevas medidas o la eliminación gradual de las que ya no sean necesarias.