El Instituto de Stanford HAI, creando tecnología para mejorar la condición humana

20

El nuevo Instituto de Stanford para la Inteligencia Artificial Centrada en los Humanos (Stanford HAI) es un centro interdisciplinario y global para pensadores, aprendices, investigadores, desarrolladores, constructores y usuarios de la Inteligencia Artificial (IA).

Hace poco, la institución ha sido anfitrión de su primer artista residente de HAI. Se ha explicado que la residencia es una colaboración con los Programas New Frontier Lab (NFLP), del Instituto Sundance, y que los coanfitriones en el campus son la Oficina del Vicepresidente de las Artes (VPA) y el Centro de Humanidades de Stanford.

Stephanie Dinkins, artista transmedia, ha llegado al campus para una residencia en el otoño que le permita desarrollar su proyecto Not the Only One.

Se trata de una memoria multigeneracional de una familia estadounidense negra, contada desde la “mente” de una entidad de Inteligencia Artificial con un intelecto en evolución.

Ella regresará en abril de este año para una reunión de líderes de pensamiento que exploran la IA, la automatización, el Aprendizaje Automático y la cultura.

Stanford, según lo planteado, también recibirá a un grupo intensivo de artistas apoyados por Sundance que trabajan en la intersección de la IA y la identidad.

Fei-Fei Li, codirector de Stanford HAI, ha comentado que en la institución creen que la tecnología debería mejorar la condición humana.

“Si queremos que la tecnología sirva a la humanidad, los creadores y usuarios de la tecnología deben ser representativos de la humanidad. La colaboración interdisciplinaria es fundamental para todo nuestro trabajo en Stanford HAI”.

Señaló que gran parte de la discusión sobre la tecnología actual se centra estrechamente en los algoritmos y que se necesita una discusión más amplia, algo más profundo que esté vinculado al futuro compartido.

“Estamos orgullosos de ser anfitriones de una residencia para Stephanie Dinkins y apoyar los Programas New Frontier Lab con la esperanza de que ayude a atraer a más personas a la discusión y a expandir nuestra mentalidad colectiva”.

Desarrollando tecnologías y aplicaciones IA

El Instituto de Stanford HAI se ha comprometido a estudiar, orientar y desarrollar tecnologías y aplicaciones de IA centradas en el ser humano. Y es que ha sido fundado con la creencia de que la IA debería ser colaborativa, aumentativa y que permita mejorar la productividad humana y la calidad de vida.

Se ha precisado que Stanford HAI aprovecha la fuerza de la universidad en todas las disciplinas, incluyendo negocios, economía, educación, genómica, derecho, literatura, medicina, neurociencia, filosofía y más.

Al mismo tiempo, Stanford HAI complementa la tradición de liderazgo de Stanford en IA, informática, ingeniería y robótica, de acuerdo a lo agregado en el comunicado oficial.

La residencia de artistas colaborativos ha surgido como parte del programa de investigación de varios años de duración del Instituto Sundance y el programa de investigación multianual “Making a New Reality”.

Se encuentra destinado a profundizar las relaciones con instituciones que ya participan en el examen de la intersección del arte y los nuevos medios, incluyendo la IA y Realidad Virtual (VR, por sus siglas en inglés).

Hay que mencionar que la defensa y la exploración de los artistas forman el núcleo del esfuerzo con un enfoque en el impacto social y la inclusión, los cuales están alineados con el Centro de Humanidades, VPA y HAI de Stanford.

Ruthie Doyle, directora interina de los NFLP, ha indicado que New Frontier se dedica a ampliar las oportunidades para su variada lista de becarios y colaboradores que unen las divisiones entre ciencia, tecnología e historia.

“Al asociarnos con las principales universidades del país, esperamos entablar conversaciones críticas sobre el impacto social y la equidad cuando se trata del desarrollo y la aplicación de tecnologías emergentes en una amplia gama de prácticas en evolución”.

En este sentido, se ha conocido que la artista residente Dinkins utiliza prácticas basadas en lentes, tecnologías emergentes y participación comunitaria para confrontar cuestiones de sesgo en IA, conciencia, soberanía de datos y equidad social.

Ella crea plataformas para el diálogo sobre IA a medida que se cruza con la raza, el género, el envejecimiento y las historias futuras. También se siente atraída por trabajar con comunidades de color, con miras a crear ecosistemas de IA inclusivos y éticos.

Dinkins ha obtenido una Maestría en Bellas Artes de Maryland Institute College of Art y es alumna del Programa de Estudios Independientes Whitney. Actualmente enseña en el Departamento de Arte de la Universidad Stony Brook.

“Not the Only One (N’TOO) es una memoria experimental de IA interactiva de voz basada en historias orales recopiladas de mi familia, que he estado trabajando durante unos años”.

Ella además ha informado que el proyecto se encuentra en la intersección de las prácticas de arte, IA y justicia social. “No puedo pensar en un lugar más apropiado para expandir y mejorar la forma en que N’TOO aprende y se comunica con las personas que el Instituto Stanford para la Inteligencia Artificial Centrada en los Humanos”.

Utilizando tecnologías en el NFLP

En el comunicado se ha puntualizado que el NFLP de Sundance Institute ha sido diseñado para artistas que buscan evolucionar o expandir su práctica creativa en ámbitos de futuro del esfuerzo narrativo, utilizando nuevas tecnologías avanzadas como la IA, biotecnología, XR (Mixed Reality o Realidad Mixta), estética visual, culturas de redes sociales, teoría de juegos y activismo.

“NFLP identifica y fomenta artistas independientes y tecnólogos creativos que innovan el arte y la forma de la historia en la convergencia de diversas formas de expresión creativa; y construye una comunidad de colaboradores en todas las disciplinas para ampliar los límites de la historia e imaginar y poner en práctica la acción necesaria para un futuro inclusivo”.

Shari Frilot, jefa de New Frontier, ha dicho que se encuentran en medio de una ventana de transición urgente y monumental en la arquitectura de su panorama mediático, donde la expresión independiente, la justicia social y la capacidad de conocerse se mantienen en el equilibrio.

“New Frontier es, fundamentalmente, un proyecto de construcción mundial que tiene como objetivo aumentar la capacidad de nuestra cultura narrativa mediante el apoyo y la innovación formal y la práctica creativa interdisciplinaria diversa”.

Apuntó que estas importantes colaboraciones trabajan efectivamente para expandirse más allá de las imaginaciones y maquinarias convencionales que incrustan formas tradicionales de narración de historias para que se puedan crear nuevas realidades vibrantes.