La Inteligencia Artificial, ayudando a detectar la neumonía causada por la COVID-19

31

La Conselleria de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital de la Generalitat Valenciana ha impulsado una herramienta de ayuda al diagnóstico, pronóstico y triaje de casos de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) mediante la aplicación de Inteligencia Artificial (IA).

La finalidad de este proyecto es detectar (de forma temprana) los casos de neumonía causada por la COVID-19, lo cual permitirá detectar y prevenir consecuencias graves en la salud de los pacientes.

Carolina Pascual, consellera de Innovación, ha explicado que la herramienta utilizará (con datos anónimos) las radiografías torácicas que por protocolo se realizan a los pacientes que muestran síntomas de infección por coronavirus.

Estas imágenes, según ha explicado en un comunicado de prensa, serán analizadas mediante Inteligencia Artificial para la detección temprana de una neumonía.

La consellera Pascual, en este sentido, ha subrayado que este proyecto se está realizando con la colaboración con la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública.

“Facilitará (el proyecto) que el personal sanitario pueda identificar a aquellos pacientes con mayor riesgo de evolucionar a una situación grave o crítica y por tanto de poder actuar con rapidez para evitar complicaciones graves de salud”.

Además, ha explicado que esta herramienta ayudará al personal médico en el cribado (filtrado) y la detección de los casos más graves y, al mismo tiempo, a optimizar los recursos sanitarios.

Pascual también ha indicado que la Inteligencia Artificial se convierte entonces en una herramienta esencial para minimizar y agilizar la carga de trabajo, más aún en estos tiempos de la COVID-19 cuando los sistemas de salud tienden a colapsar ante la presencia de un significativo número de pacientes.

Proyecto conjunto de IA

La funcionaria además ha querido destacar que el proyecto cuenta con un potente grupo de investigadores de excelencia. Y es que, en concreto, participan 24 personas de hospitales públicos valencianos, así como personal investigador de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio).

También forman parte de este proyecto el Centro de Investigación Príncipe Felipe, la Universidad de Alicante, la Universidad Miguel Hernández, Medbravo y General Electric Health.

Se ha precisado que los centros hospitalarios tienen una alta disponibilidad de Rayos X convencionales, ampliamente utilizados y más accesibles que otros equipos más complejos, y que los protocolos sanitarios estandarizan la realización de una placa torácica a todos los pacientes que ingresan con síntomas de coronavirus.

“Este equipo recopilará datos de radiografías torácicas y con el entrenamiento de modelos de Inteligencia Artificial a los datos recabados, más la experiencia clínica, la herramienta permitirá detectar de forma temprana la neumonía por COVID-19 en pacientes con síntomas leves”.

Igualmente, desde la Conselleria de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital se ha dejado claro que ayudará a la estratificación del riesgo de pacientes con síntomas moderados, ayudando así a identificar a los pacientes con mayor riesgo de evolución a una condición grave o crítica.

Otro aspecto muy importante de esta herramienta es que los datos serán totalmente anónimos, de manera que no se pueda identificar a quién pertenecen las radiografías, sino que la información recabada hará referencia únicamente a aspectos clínicos.

Inversión por la COVID-19

Hay que recordar que este proyecto de la Conselleria de Innovación forma parte de la inversión anunciada hace poco por Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana, quien ha afirmado que la iniciativa de apoyo a las soluciones innovadoras frente al coronavirus está dotada de dos millones de euros.

Estos fondos, de acuerdo a lo planteado, se destinarán a empresas y centros de investigación del sistema valenciano de innovación que planteen propuestas en desarrollo.

Por su puesto, se ha dejado claro que estas propuestas aún no deben encontrarse disponibles en el mercado para contener la propagación de la enfermedad; la intención, en todo caso, es cuidar a las personas afectadas.