El 40 % del gasto core TI será para cloud en 2022

38

Los modelos de consumo TI (Tecnologías de la Información) como servicio en general, y particularmente para cloud (nube), han tenido un fuerte impulso debido la crisis ocasionada por la enfermedad del coronavirus (COVID-19), por su capacidad de pago por uso, escalabilidad, flexibilidad y el reducido time to market.

De hecho, se cree que el 40 % del gasto core TI estará relacionado con cloud en 2022, tras la pandemia, y que el 90 % de las grandes compañías habrá adoptado tecnologías y herramientas multicloud o híbridas en 2024.

Estas han sido parte de las conclusiones alcanzadas en una mesa redonda entre Fujitsu e IDC Research España, donde se han desgranado las oportunidades y desafíos de la nube en la esperada nueva normalidad.

De acuerdo a los datos que maneja la consultora, el mercado global de servicios de infraestructura cloud híbrida alcanzará los 30.8 millones de dólares en 2023, con un Crecimiento Anual Compuesto (CAGR) del 8 %, siendo el segmento de IaaS (Infraestructura como Servicio) que más crece con un 36 % CAGR, seguido por la cloud privada on-premise (en las instalaciones) con un 10 %.

A escala global, el 34,3 % de las empresas se encuentran ya en una fase de colaboración estandarizada, es decir, que tienen una estrategia de cloud para el conjunto de la organización, reduciendo así “el riesgo de nubes ad hoc y posibilitando una mayor disponibilidad y control de sus cargas de trabajo en la nube”.

En un comunicado de prensa también se ha explicado que el 50 % de las organizaciones ya se encuentran en un estadio de agilidad automatizada, en cuanto al grado de madurez de cloud en España.

Esto quiere decir que dan soporte a la gestión de soluciones híbridas de cloud computing, al tiempo que optimizan los flujos de trabajo, la monitorización y la integración, generando valor para el conjunto de la organización.

Ignacio Cobisa, analista senior de IDC Research España, ha argumentado que las distintas velocidades respecto a la migración de las diferentes cargas de trabajo a la cloud es una realidad en la empresa española.

“De hecho, aún existen muchas organizaciones reacias a migrar su core de negocio a cloud, sin embargo, constatamos un gran interés en dar este tipo de pasos, ya que optimiza, en muchos casos, la operativa de IT, aumentando la agilidad sin incrementar el riesgo”.

Según Cobisa, otra cualidad que hace interesante este tipo de modelos de consumo TI es la capacidad de renovación tecnológica en un entorno cambiante, donde la transformación debe ser continua.

La digitalización post COVID-19

Máximo Petitto, director de Desarrollo de Negocios para DC y Cloud de Fujitsu España, considera que el mundo post COVID-19 demanda negocios centrados en las personas, tanto sociales, medioambientales y, por supuesto, basados en la confianza en las TI y en la digitalización.

Cree que la transformación digital es ahora, más que nunca, una realidad y que se debe realizar en cuatro etapas o modelos: la adopción de plataformas elásticas híbridas integradas, el desarrollo de aplicaciones de cloud nativo, la analítica de datos y la transformación del modelo de servicios para poder trabajar de manera ágil e integrada.

“Por todo ello, la propuesta de Fujitsu se basa en la creación de nubes privadas, entornos híbridos y la transformación de aplicaciones para la optimización de la gestión. Todo ello permite conseguir ahorros el primer año del 30 % y un 3 % en los sucesivos”.

Un ejemplo de todo esto ha sido la empresa Damm. Nicolas Cosqueric, su CIO, ha recordado que la compañía cervecera ha estado inmersa en su proyecto de transformación digital desde hace años, apostando por los servicios de Fujitsu desde 2017.

Señaló que diseñaron un trabajo junto a Fujitsu basado en un proceso de transformación digital, a partir de un modelo de consumo de TI, bajo la externalización flexible de servicios y una especial atención en el time to market para seguir de manera estrecha la evolución del mercado.

“Hoy, gracias al trabajo conjunto con Fujitsu, podemos predecir nuevos modelos de desarrollo para los próximos cuatro o cinco años y si algo nos ha mostrado la COVID-19 es que todo puede cambiar rápidamente y debemos estar altamente preparados para actuar de forma inmediata, creando modelos centrados en las personas y en los cambios sociales”.

Puntualizó que eligieron a Fujitsu para externalizar las TI de la compañía, debido a su alta capacidad tecnológica, su compromiso para compartir riesgos en un viaje conjunto y por su presencia global y posicionamiento en toda la península.

Adopción multicloud e híbrida

El “Estudio del Impacto de la COVID-19 en la inversión TIC en España”, de IDC Research España, además ha anticipado que el 77 % de las organizaciones en Europa prevén una disminución en los ingresos de 2020 como resultado de la pandemia.

La ratio, en el caso de España, es del 71 %; no obstante, únicamente el 28 % de las organizaciones en Europa esperan que el gasto en TI sea inferior al previsto en 2020.

La consultora también ha avanzado que el 90 % de las grandes compañías adoptará tecnologías y herramientas multicloud o híbridas en 2024.

“Si bien en la fase del confinamiento, la continuidad del negocio fue la prioridad de todas las organizaciones de todos los sectores de actividad, la desaceleración económica va a poner el foco en el ROI (Retorno de Inversión)”.

Y es que las organizaciones, en la nueva etapa de recesión, apostarán por la resiliencia de negocio y finalmente la vuelta al crecimiento traerá consigo las inversiones dirigidas.

Desde IDC Research España igualmente se ha certificado que más del 90 % de las organizaciones planifican cambios en su estrategia de TI a largo plazo.