SmileID, servicio de reconocimiento facial biométrico de eID

61

SmileID es el nombre del servicio de reconocimiento facial biométrico lanzado por Electronic Identification (eID), que se puede aplicar como una autenticación de dos factores (2FA) o en casos que no requieren un alto nivel de seguridad.

Desde la compañía se ha justificado el uso del servicio de reconocimiento facial biométrico, ya que esta tecnología incluye mediciones de características técnicas en la autenticación como las huellas digitales, iris o cara, así como características de comportamiento (ritmo en la escritura). Ambos, como se sabe, son considerados métodos biométricos.

En una entrada de blog también se han explicado las principales razones para considerar limitar su uso, entre éstas, la tasa de falsos positivos (FPR) que significa que no puede ofrecer una fiabilidad total de la autenticación de la persona.

Se ha indicado que la comparación biométrica es probabilística, donde otros factores (como usuario / contraseña) son deterministas.

“Las características biométricas no son secretos. La información biométrica se puede obtener en línea, tomando una imagen (cara) o mediante el conocimiento de las personas que se obtiene de los objetos que alguien toca (huellas digitales) o puede capturar con cámaras de alta resolución (iris)”.

Además, algunas soluciones como SmileID para la autenticación facial pueden detectar ataques como la prueba de la vida que mitiga estos riesgos. Aun así, desde la empresa no se recomienda para niveles de autenticación fuertes.

“En eID, recomendamos utilizar SmileID como parte de una estrategia de autenticación multifactor combinada con algo que sepa (contraseña) o algo físico que posea (dispositivo móvil)”, de acuerdo a la publicación.

Verificación con SmileID

SmileID es un servicio tecnológico que tiene la particularidad de verificar la identidad de forma remota, cumpliendo con las estrictas regulaciones de KYC / AML gracias a VideoID.

Tiene una UX (experiencia de usuario) única, funciona en cualquier canal y desde un dispositivo móvil, de escritorio o incluso en una sucursal, según lo señalado en la entrada de blog. Además, el registro no tiene fricción cuando ya se conoce al cliente.

“Nuestro servicio ha estado en producción por sólo unas pocas semanas e incluso con sus limitaciones, seguimos con ideas que podrían facilitar la vida de nuestros usuarios con una experiencia más suave”.

Uso del reconocimiento facial biométrico

Desde la compañía se ha informado que SmileID se puede utilizar como un factor de autenticación en cualquier dispositivo, con la intención de conocer al cliente (de antemano) y proporcionarle información que no requiera alta seguridad, como las consultas de saldo de cuenta o información de valor agregado.

También se puede usar como una herramienta para conocer al cliente cuando él o ella no estén conectados y sugerir información para facilitar el acceso al sistema como su nombre de usuario.

“Puede ser un aliado perfecto en una estrategia omnicanal, como optimizar líneas en sucursales o conectar a sus clientes a CRM (Gestión de Clientes), y obtener información de calidad para personalizar su relación”.

Además, suponiendo que se tiene una sociedad con un tercero a quien se le brinda un servicio de puntaje de crédito o crédito al consumidor, se puede configurar la autenticación en sus aplicaciones para conocer al cliente y brindarle una experiencia de contratación rápida y fácil.

“Puede sustituir a SmileID por factores de autenticación costosos e ineficientes como OTP o 2FA al firmar transacciones”.

Ventajas del reconocimiento facial biométrico

De acuerdo a la publicación de eID, una de las principales ventajas del reconocimiento facial biométrico es su concepto de universalidad, ya que puede ser utilizado sin problemas por el usuario en cualquier dispositivo que tenga una cámara.

No importa si se trata de un teléfono celular, una tableta, un ordenador o incluso en un televisor; “una cámara Raspberry o en un quiosco o tótem”.

Esto, según la compañía, lo hace extremadamente versátil a un costo mucho menor que otras soluciones que necesitan hardware específico, como las huellas dactilares, lo que significa que esas soluciones sólo pueden existir en una situación cara a cara.